Blog


¿Qué tan posible es clonar un dinosaurio?

¿Qué tan posible es clonar un dinosaurio?

Noviembre 07, 2019

 

La ciencia ficción nos ha propuesto cientos de veces una visión del futuro que parece totalmente lógica y factible en las películas o libros, dando argumentos que -en el momento- parecen viables para así hacernos creer en la posibilidad de que aquello que se plantea podría alcanzarse.

Un gran ejemplo de esto es la franquicia de Jurassic Park una historia que nos acerca a un mundo en el que se han creado dinosaurios extintos hace unos 100 millones de años; pero, ¿qué hay de real en esto?

A pesar de toda la tecnología actual y los avances científicos que existen, las muestras de ADN solo siguen siendo útiles por aproximadamente un millón de años. Esto quiere decir que, teóricamente, podríamos clonar un neandertal, pero no un Tyrannosaurus rex, un dinosaurio que desapareció hace más de 66 millones de años.

Sin embargo, supongamos que queremos obviar el hecho de que las muestras de ADN solo son útiles por un millón de años… ¿qué sería lo primero que necesitamos si, hipotéticamente, quisiéramos clonar un Tyrannosaurus rex? Pues sí… extraer su ADN completo de una de sus células… Esto supone nuestro primer gran obstáculo debido a que todos los restos de dinosaurios o criaturas prehistóricas se encuentran fosilizados…

 

¿Cómo ocurre el proceso de fosilización?

Después de que un animal fallece, sus restos caen sobre la superficie donde constantemente se están depositando sedimentos. Los tejidos blandos del difunto animal se van degradando -o son en su defecto devorados por algún animal carroñero- hasta que solo quedan los tejidos duros de su anatomía y nuevos sedimentos… Como el lodo o la arena, se apilan hasta dejarlo enterrado…

El agua de la lluvia, o de alguna fuente de agua cercana al lugar donde murió el animal, se va colando a lo largo de los años a través de los sedimentos, disolviendo minerales como el sílice.

Estos sedimentos, producto de la erosión o desgaste de rocas preexistentes, es lo que sirve de “protección” para evitar que los huesos se desintegren y que se conviertan en roca.

Posteriormente, al evaporarse el agua, los minerales se precipitan en los huecos del tejido esponjoso de los huesos hasta endurecerlos, fase que se conoce como permineralización. Este proceso se realiza molécula a molécula, durante un muy largo período de tiempo, hasta que el organismo esté completamente mineralizado; es decir, convertido en piedra

Si las condiciones climáticas del lugar donde murió el animal llegan a cambiar, es probable que la erosión exponga al fósil al aire libre donde será descubierto por los paleontólogos…

No, los fósiles no contienen ADN. Al menos no un ADN recuperable en estado óptimo para el proceso que estamos planteando… 

Algunas especies fosilizadas contienen lo que se conoce como ADN antiguo, un ADN recuperado de muestras biológicas que no han sido preservadas específicamente para análisis de ADN en el futuro; y que, por lo tanto, están dañadas.

En este sentido, cuando un organismo muere, las complejas cadenas de moléculas que forman el ADN se empiezan a desintegrar debido a las enzimas, de modo que van perdiendo una cantidad de información cada vez mayor a medida que pasa el tiempo.

Como las hebras de ADN dañadas van perdiendo toda la información necesaria para producir un embrión tras introducirlas en un óvulo vacío, es imposible clonar un animal que lleva mucho tiempo muerto utilizando el ADN degradado de sus restos.

Para dar cifras precisas a la velocidad de degradación del material genético, un estudio realizado por un equipo de paleontólogos de la Universidad Murdoch en Australia, liderado por Morten Allentoftel, se calculó que el ADN tiene una vida media de 521 años.

Esto significa que la mitad de los enlaces químicos de una muestra cualquiera de ADN se habrá roto 521 años después de la muerte del organismo y, la mitad de lo que queda, desaparecerá durante los siguientes 521 años… Y así sucesivamente hasta que la molécula termina desapareciendo por completo, unos 6.8 millones de años después.

¿Qué ocurre con los fósiles más “jóvenes”?

Las técnicas de recuperación de ADN están muy avanzadas y en la actualidad se han podido obtener muestras a partir de restos de hace miles de años debido a que aún contienen algo de ADN recuperable.

De hecho, en el año 2013 el genoma completo del hombre neandertal fue recuperado. Sin embargo, este ADN es “joven” ya que tiene solamente 38.000 años. El ADN es una cadena intencionalmente estable, por lo que puede recuperarse en algunas ocasiones directamente del fósil como fue el caso de este y otros neandertales o de varias momias que tienen solamente entre 3.000 y 40.000 años.

¿Entonces es completamente imposible clonar un Tyrannosaurus rex?

En el año 2005 varios científicos israelíes demostraron que el ADN de algunos fósiles puede estar, en ocasiones, en un relativo buen estado debido a que se ha conservado dentro de cristales óseos.

Sin embargo, estos estudios están hechos sobre especies de animales recientes; la más antigua de ellas es del período Neolítico precerámico, hace unos 10.000 años…

Solo 10.000 años quiere decir que la muestra es demasiado joven tomando en cuenta que el período para que el ADN desaparezca por completo es 6.8 millones de años; y nuestro T-rex lleva más de 66 millones de años extinto…

Por lo tanto, aunque para muchos sea una decepción, es imposible clonar un Tyrannosaurus rex… O básicamente cualquier dinosaurio.

La esperanza es lo último que se pierde

A pesar de la mala noticia que te acabamos de dar, recuerda que ¡la esperanza es lo último que se pierde! Y, en este caso, nuestra esperanza tiene nombre y apellido… Nada más y nada menos que Jack Horner, uno de los paleontólogos más prestigiosos del mundo.

Horner está decidido en traer de vuelta a la vida a los majestuosos dinosaurios; sin embargo, no planea clonarlos ni –muchos menos- utilizar el método de Jurassic Park.

El paleontólogo asegura que los embriones de las aves (los verdaderos descendientes de los dinosaurios), en sus primeras etapas, desarrollan características similares a las que tenían los dinosaurios como dientes o “manos” de tres dedos…

Horner explica que el primer paso es encontrar una serie de genes específicos en el genoma de la gallina, concretamente tres: los necesarios para activar el tamaño, para que haya o no dientes y los que transformaron las garras originales en alas.

Para esto se alterarán los niveles de determinadas proteínas reguladoras de la expresión genética, en concreto de aquellas que han suprimido esas características “dinosaurianas” en las aves, pues Horner afirma que las aves son dinosaurios y que llevan su mismo ADN, así que básicamente, lo que hace es intentar que “de un dinosaurio salga otro dinosaurio”. No suena tan descabellado… ¿Verdad?

Jack Horner está tan seguro de ser capaz de lograr esto que afirmó sin remordimientos en una entrevista al portal de noticias ABC que en cinco años tendremos un dinosaurio vivo… No obstante, esa entrevista ocurrió en el año 2012, así que quizás este proceso no es tan sencillo como Horner lo hizo ver en un principio pues, hasta ahora, los avances han sido muy limitados.

Fuente: Culturizando

 


Compartir: